taller_percusion.jpg

ESTÁ ABIERTO EL PLAZO DE INSCRIPCIÓN DEL TALLER DE PERCUSIÓN.

04/03/2012

Estos cursos están enfocados a jóvenes entre 15 y 25 años sin distinciones de sexo

DE TUMBUCUTU AL GUADIANA
(Taller de percusión étnica y flamenca)
Este taller está orientado al fomento de la expresión y la comunicación a través de un
lenguaje universal, como es la música y en este caso más concreto la percusión.
Al mismo tiempo se fomenta la multiculturalidad y los encuentros entre diferentes
culturas porque iremos haciendo un recorrido hacia los orígenes de nuestra propia
música e iremos descubriendo un hilo histórico que nos hermana con lugares como
África o India sin olvidar por su puesto la cultura andalusí. Emprenderemos un viaje
en el tiempo donde descubriremos no sólo la importancia e impregnación que hemos
recibido de otras culturas sino un importantísimo legado artístico y musical.
Estos cursos están enfocados a jóvenes entre 15 y 25 años sin distinciones de sexo,
raza,clase social ni conocimiento musical, dado que la música no hace distinciones de
este tipo, siendo una forma libre de expresión sin lugar para discriminaciones sexistas
ni xenófobas, cosa que aprovecharemos para fomentar la igualdad de derechos y la
participación conjunta.
El trabajo se desarrollará siempre en un contexto grupal, donde se aprenderá a
potenciar y valorar el trabajo de grupo así como la importancia y compromiso de cada
persona con su trabajo tanto individual, como el que implica la aportación a el resto
del grupo y viceversa.
Se trabajará siempre de una forma dinámica y sencilla; siempre teniendo en cuenta las
capacidades del grupo tanto como las de cada persona y siempre en un contexto
familiar, grupal, interactivo y musical. Este curso será apto también para músicos,
tanto aficionados como profesionales dado el caso a la versatilidad de la materia,
siempre sin dejar de lado a los no iniciados en este campo tan fascinante como el de la
percusión étnica.
Aprenderemos a escuchar e interpretar música, expresarnos a través de ella, escuchar
a los compañeros, hacernos cómplices y participativos en cada situación, saber dirigir
a un grupo si se diera el caso, también dejarse dirigir (siempre en un contexto musical
y dentro de la dinámica de trabajo), apoyar y acompañar a nuestros compañeros para
que ellos se puedan expresar.
Co este tipo de trabajo se refuerzan los valores y la participación del trabajo de grupo,
perderemos el miedo a la expresión, a la timidez y aprenderemos a usar nuestro
cuerpo y sus posibilidades sonoras , siempre en un contexto grupal, dinámico y
musical.
Fidel Márquez